Archivo de la categoría: Autogestión

La agricultura ecológica como motor de cambio social

Publicado en Biorganic Foods

uva-negra-racimo-calidad

Resumen:
La huerta como motor social. La agricultura ecológica no se detiene a la hora de generar nuevas ideas que aúnen producción y respeto por el entorno que rodea a un ser vivo.

Contenido:

De hecho, empresas dedicadas a cultivar frutas y hortalizas sanas y respetuosas con el medio ambiente se van multiplicando por todo el campo español. Pero la cuestión va más allá de la mera relación productor-consumidor. La huerta, bien desarrollada, está dando para más. Algo así como la levadura, que, si se sabe administrar, cunde mucho.

En una zona de marcado carácter hortofrutícola como es Lleida, un grupo de emprendedores ha hecho realidad todo un proyecto integral que gira alrededor de los azadones y los surcos. Punt Eco es el nombre de esta empresa de “responsabilidad social y ambiental”, según la define uno de sus fundadores, Marc Olomí. Olomí, junto a Nuria Fontova, Ricard Vizcarra y Jordi Prats, ha llevado a cabo esta idea con el objetivo, cuentan, de colocar en el centro de sus esfuerzos “un estilo de vida ecológico y sostenible que recupere el espíritu del pagès” y los valores paisajísticos y sociales “que iban unidos a la huerta”.

Así que el campo multiplica y se diversifica, como en los años de buena cosecha. No se limita este emprendimiento a aprovechar una parcela para cultivar buena mercancía que luego pueda llegar a comensales interesados por la calidad y el proceso de producción. “La agricultura se convierte en un manera de gestión territorial del entorno”. La empresa se empeña en “ofrecer soluciones responsables 
a nivel social y ambiental para el ocio de calidad, la formación ambiental y en agricultura ecológica, la agricultura social y la horticultura terapéutica”, explica su fundador.

Esto quiere decir que en los 30.000 metros cuadrados de “rehabilitación agrícola” tienen cabida grupos de hortofrutícolas reunidos en torno a las técnicas ecológicas y el autoconsumo. “Ocio 100% respetuoso y al lado de casa, una experiencia innovadora y de reencuentro y, al fin y al cabo, un do it yourself, porque… de la huerta a casa”, indican sus organizadores. Pero también se da la“hortoterapia”, con la que se trabaja con grupos de necesidades especiales con el eje del cultivo como hilo conductor. En ese ámbito, Punt Eco colabora, señalan, con asociaciones de afectados por ictus, por la enfermedad de Alzheimer y de Parkinson de Lleida.

Toda la zona está “gestionada con criterios de agricultura 
ecológica y, por lo tanto, favorecen la biodiversidad y el mantenimiento 
de la fertilidad agrícola, así como se promueve la presencia
 de arbustos y plantas medicinales autóctonas para aumentar la 
biodiversidad vegetal y atraer fauna auxiliar”. En ese entorno, estos emprendedores han creado otras actividades como el “ocio ecológico”, como formula de disfrutar el tiempo libre “en contacto con la naturaleza”. En este amplio marco caben celebraciones populares, aniversarios, turismo para descubrir la tradición de la huerta…

Y para extenderse a otros campos, Punt Eco desarrolla una actividad específica en el ámbito escolar y el de la formación. La creación o el mantenimiento de un huerto ecológico, ya sea de manera puntual o estructurada, analizan en Punt Eco, sirve para promover “una educación con valores sociales y ambientales”. Ambas ramas –la social y la natural– son los pilares y el impacto positivo de este proyecto que fue destacado por la Universidad Europea de Madrid en 2013.

Curso Online de AGRICULTURA HIDROPÓNICA. Novedades Programa Formativo Portal CIFV.ES_Plataforma e-learning

Dentro del Programa Formativo del Portal CIFV.ES, hemos diseñado un curso 100% online sobre Agricultura Hidropónica (Hidroponia) que se impartirá en la Plataforma e-learning de CIFV.ES

Profesorado del curso: El curso es coordinado y tutorizado por persona experta en la materia con dilatada y acreditada experiencia docente.

Objetivos:

  • Conectar con la agricultura y aprender el arte de cultivar de manera hidropónica (cultivo sin suelo).
  • Conocer las fases de las plantas desde el semillero hasta la cosecha.
  • Conocer antecedentes de la agricultura hidropónica, control de plagas, requerimientos y técnicas adecuadas.
  • Aprender a aplicar conocimientos teórico-prácticos que le ayuden a cultivar de manera hidropónica.

Programa:
Módulo 1. La agricultura hidropónica. Concepto, fundamentos y elementos claves.

1.1. Aproximación conceptual a la agricultura hidropónica. El porqué de lla agricultura hidropónica.

1.2. Evolución histórica y trayectoria de la agricultura hidropónica.

1.3. Principios de la agricultura hidropónica.

Módulo 2. Plantas y medio ambiente.

2.1. Plantas. Partes y funciones.

2.2. Enfermedades y plagas. Control preventivo de plagas.

2.3. Definición de agroecosistema.

2.4. Remedios ecológicos.

Módulo 3. Estructura de un sistema hidropónico.

3.1. Infraestructura básica.

3.2. Sustratos, contenedores y nutrimentos..

3.3. Requerimientos básicos para iniciar un cultivo hidropónico.

Módulo 4. Análisis de experiencias prácticas reales relacionadas con la agricultura hidropónica.

Precio:

OPCIÓN 1: 10€ por cada píldora formativa. Tendrá acceso a su píldora formativa durante dos semanas completas las 24 horas del día. La podrá descargar en su ordenador para consultarla cuando quiera cuantas veces quiera. La podrá utilizar como parte de un programa de formación blended (Presencial-Distancia). La persona coordinadora-tutora de su píldora formativa estará a su disposición para aclararle todas las dudas que tenga.

OPCIÓN 2: 16€ por cada píldora formativa. Tendrá acceso a su píldora formativa durante dos semanas completas las 24 horas del día. La podrá descargar en su ordenador para consultarla cuando quiera cuantas veces quiera. La podrá utilizar como parte de un programa de formación blended (Presencial-Distancia). La persona coordinadora-tutora de su píldora formativa estará a su disposición para aclararle todas las dudas que tenga. Se entregará diploma acreditativo para el alumnado que supere el curso.

OPCIÓN 3: 20€ por DOS píldoras formativas.  Tendrá acceso a sus píldoras formativas durante dos semanas completas las 24 horas del día. Las podrá descargar en su ordenador para consultarlas cuando quiera cuantas veces quiera. Las podrá utilizar como parte de un programa de formación blended (Presencial-Distancia). La persona coordinadora-tutora de sus píldoras formativas estará a su disposición para aclararle todas las dudas que tenga. Se entregará un diploma acreditativo por cada curso superado.

Otros cursos online con plazo de inscripción abierto en la Plataforma e-learning del Portal CIFV.ES :

Curso Online de Permacultura, más información enhttp://www.cifv.es/Curso_online_permacultura_1.html

Curso Online de Bioconstrucción, más información enhttp://www.cifv.es/Curso_online_bioconstrucci%C3%B3n_1.html

Curso Online de Creación y Dinamización de Huertos Urbanos Ecológicosmás información enhttp://www.cifv.es/Curso_online_huertos_urbanos_ecol%C3%B3gicos_1.html

Curso Online de Creación y Dinamización de Ecoaldeas, más información enhttp://www.cifv.es/Curso_online_ecoaldeas_1.html

Curso Online de Agricultura Biodinámica:http://www.cifv.es/Curso_online_agricultura_biodin%C3%A1mica_1.html

Para inscribirse en los diferentes cursos acceda al siguiente enlace:

https://docs.google.com/forms/d/1HFI5ar_DtfaF3OPbzXwU6bnzBvUHs5CsFu1WfAal9pA/vie

 

Grupos de consumo locales

De compras por la huerta

por Cristina Pop/Patricia Peiró

elpais.com

¿Cuándo fue la última vez que comió un tomate con sabor a tomate, peló una patata con restos de tierra o se le agrió la leche en la nevera? Son experiencias olvidadas para los que se han acostumbrado a hacer la compra en el supermercado de la esquina donde los productos están importados de lugares remotos y tratados hasta su desnaturalización. La alternativa son los grupos de consumo en los que se organizan los vecinos de un barrio para hacer pedidos a productores locales. Es una modalidad muy extendida en los países europeos que en Madrid está en alza con algunas iniciativas improvisadas y otras más profesionales.

El patio de Carmen Paniagua se convierte cada semana en una pequeña tienda. Se llena de pimientos de un rojo intenso, tomates, plátanos y brócoli, que ella con la ayuda de otra vecina de su misma calle reparten en bolsas. Cada una lleva el nombre de una familia. Cuentan con calculadora, una báscula y guantes. Y todo queda registrado en el albarán. Paniagua es la impulsora de este grupo de consumo ubicado en el barrio de Bellas Vistas, en Tetuán.

Ocho familias forman parte del grupo de Paniagua. Sus nombres pueden leerse en los cartelitos plastificados que acompañan a cada bolsa y que su perro evita cuidadosamente mientras corretea por el patio que semanalmente hace las veces de despensa. Los miembros irán pasando durante todo el día a recoger sus pedidos y dejarán el dinero en un monedero comunitario que ella deja encima de la mesa. La puerta queda abierta aunque ella no esté para que sus compañeros lo recojan cuando pueden. Es un sistema basado en la confianza. Cada uno encarga lo que quiere, en este caso el pedido más caro, que contiene 15 tipos de productos diferentes, desde peras hasta acelgas, cuesta 30 euros.

La plataforma YoComproSano funciona de manera más organizada. A través de la página se crean los grupos vecinales, se hace la compra, se paga por Internet y se recoge semanalmente en un punto preestablecido de cada barrio. Cuentan con 27 productores de la Comunidad de Madrid y no se limitan solo a las verduras, sino que también ofrecen leche, quesos, carnes o ahumados. Los creadores son Olivier Querol y Greg Destre, dos franceses afincados en la capital desde hace años, que decidieron importar el sistema que funciona muy bien en su país a través de la página LaRucheQuiDitOui o la americana Farmigo.

A José Manuel Retuerta, que es responsable de El Huertecito, de San Martín de la Vega, los dos franceses le explicaron el proyecto cuando estaba en una feria de productos artesanales de la Comunidad. “Yo al principio no veía claro que la gente fuera a comprar un kilo de alcachofas por Internet”, explica el agricultor, pero los pedidos le llegan y está contento. “Solo servimos hortalizas de temporada. Las zanahorias las arrancamos uno o dos días antes de servirlas y los clientes notan la diferencia”. La diferencia para los productores de estos grupos de consumo que reducen a los intermediarios a su mínima expresión está en el precio. “Aquí yo pongo el precio que a mí me cuesta plantar las hortalizas, la tierra y la mano de obra. Cuando voy a Mercamadrid, a veces me piden precios imposibles”, explica Retuerta.

Otro de los productos estrella que se puede comprar con un clic en la página YoComproSano son los quesos de cabra Vega de San Martín. “Nosotros no trabajamos con gran distribución, todo lo hacemos de forma artesana, detrás de cada queso hay unas manos que lo han moldeado”, explica Mario Migallón, responsable de la granja de cabras. A él le llegan los pedidos semanalmente a través del correo electrónico.

En el grupo del barrio Bella Vista también funciona a través del correo electrónico. La oferta semanal de hortalizas le llega a una persona y lo transmite al resto de miembros que, a su vez, seleccionan la cantidad que desean de cada producto. El pedido mínimo debe ser de 80 euros para que le compense al productor local. “Zanahorias, medio kilo. Para la bolsa dos”, le canta Paniagua a su compañera mientras subraya los alimentos que ya han repartido con un rotulador rosa. A la vez que llevan a cabo esta tarea, degustan un té que ha preparado Carmen. Las ocho familias se dividen por parejas para hacer el reparto en bolsas cada semana.

Las cajas de comida han llegado a su puerta unas horas antes en la furgoneta de Ecosecha, la cooperativa que les provee. Fue una de las primeras, nació hace una década, y en ella trabajan ocho empleados. Cuentan con tres terrenos en Rivas y en Chinchón, donde cultivan todo tipo de productos. Poseen la mayor extensión de huertos ecológicos de Madrid: seis hectáreas. Cuando empezaron vendían sus productos a dos grupos de consumo, ahora a 18. Javier Pérez, uno de los miembros fundadores, sostiene que el aumento de este tipo de organizaciones se ha notado sobre todo en los últimos tres años. Pérez, un hombre robusto que ha militado en varias asociaciones ecologistas desde su juventud, cree que el motivo del aumento es la crisis y una mayor conciencia medioambiental. “El descalabro nos ha hecho buscar fórmulas alternativas para todo, y esta es una de ellas”, asegura.

Su cuartel general es una gran nave en la que se mezclan los olores del huerto provenientes de cajas y cubos llenos de verduras y frutas. Dos trabajadores se afanan desde las siete de la mañana organizando los encargos, otra gestiona los pedidos, uno más está en ruta con la furgoneta. Un tractor recibe al visitante nada más entrar. Fue una de las últimas inversiones de la cooperativa, junto con dos cámaras frigoríficas para conservar los alimentos. Ecosecha ha crecido moderadamente durante los años de crisis.

Un montículo de calabazas se acumula en una esquina y el moho se apodera de unos melones más pequeños de lo normal en una de las cajas. El destino de estos últimos es la basura, por supuesto, pero la cooperativa consiguió mantenerlos comestibles hasta hace unas semanas porque recuperaron esta variedad antigua más resistente al paso del tiempo, llamada tendal. Ecosecha utiliza estas técnicas para mantener su oferta durante todo el año, pero por mucho que lo intenten, los plátanos no crecen en Madrid en diciembre. Por eso, mantienen acuerdos con otras cooperativas o productores de otras partes de España que les proveen los meses invernales.

A escasos dos kilómetros de la nave, las acelgas luchan con las malas hierbas. Al ser productos 100% ecológicos, los hortelanos tienen que combatir cada día los rastrojos. Para ello se ayudan de plásticos, elaborados con fibra de patata, que tapan los cultivos. De esta forma también los protegen de las bajas temperaturas. Para combatir las plagas, los diferentes tipos de cultivos se intercalan, así, si los insectos devoran una fila de acelgas, a unos centímetros encontrará tomates, lo que detiene su avance. “El principal coste de producción de la agricultura ecológica es la mano de obra, porque tenemos que hacer nosotros mismos lo que otros hacen con un tractor y un pesticida”, apunta Pérez. Ecosecha reparte cada año más de 100.000 kilos de alimentos en la Comunidad de Madrid, de los cuales 60.000 provienen de la producción propia.

Parte de esos kilos van a parar a viviendas particulares, como la de Carmen Paniagua, pero los vecinos también establecen como puntos de reparto sedes de asociaciones o, incluso, locales comerciales, que ceden su trastienda a cambio de un precio simbólico para que los grupos de consumo recojan allí sus bolsas. El barrio que más grupos de consumo aglutina, según Pérez, es Lavapiés. Una vez al año, los grupos a los que abastece Ecosecha se dan cita en uno de sus huertos, los trabajadores les enseñan los cultivos y al final organizan una gran comilona con productos ecológicos.

Autosuficiencia en Grecia: jóvenes apuestan por fórmulas alternativas

elblogalternativo.com

“Sólo TRATO DE SER EL CAMBIO QUE QUIERO VER, en vez de esperar que un gobierno haga el cambio, o en vez de votar por alguien que haga el cambio. Yo trato de ser ese cambio”
Panagiotis Kantas,
co-fundador de ‘Free and Real’

En España los medios de comunicación nos informan exclusivamente del lado oscuro de la crisis de Grecia (con suicidios incluidos) pero “se les olvida”  hacer mención  -o no suficientemente- de los  distintos movimientos ciudadanos que están surgiendo: la vuelta de los pensionistas a cultivar la tierra, la desobediencia civil para no pagar o iniciativas como la que se muestra en este vídeo de la televisión mexicana.

Se trata de jóvenes griegos que dan la espalda al sistema y “se echan al monte” (mejor dicho a una isla, Evia) y crean una comunidad rural autosuficiente (Free and Real): viven en yurtas, cultivan orgánico, truequean sus productos para evitar el dinero, se liberan de la red eléctrica , utilizan las redes sociales y el crowfunding y quieren crear una escuela de vida autosostenible. Y, no son “simplemente” desheredados del mercado laboral  sino que ellos han decidido abandonar sus trabajos remunerados y han optado por otro estilo de vida.

Y no es solo en Grecia. Ya hablamos del ex-ejecutivo italiano Marco y los nuevos desestores sociales, de los neorrurales en Francia (5% de la población, jóvenes y sobradamente preparados), de las casas de bioconstrucción baratas en Inglaterra, de la ecoaldea Lakabe en España, de las opciones para vivir dignamente sin empleo, sin dinero o en simplicidad radical y más. Una de las experiencias más destacadas es ITHACA en EEUU -las provincias rebeldes- (1 y 2)

Es decir, esos jóvenes griegos no son un caso aislado de nuevos “Robinsons Crusoes”, son simplemente un síntoma de una enfermedad planetaria mortal:  el sistema se derrumba, existen muchas alternativas mejores al acecho y ellos han apostado por la autosuficiencia, simplicidad y vida en contacto con la Naturaleza.

Y es solo el principio…